suelo

 

 

 

 

Suelos[1]

Tabla de contenido de texto

¿Qué es suelo?. 2

¿Por qué es importante el suelo?. 3

¿De qué está hecho el suelo?. 3

Clasificación general de los suelos. 3

Perfil de suelo. 4

¿Cómo se realiza un perfil de suelo?. 6

La fertilidad del suelo. 6

Aprovechamiento del suelo. 6

Problemática ambiental 7

Degradación del suelo. 7

Contaminación del suelo. 8

Plaguicidas y pesticidas. 9

Consecuencias de Plaguicidas y pesticidas. 10

Fichas bibliográficas. 11

 

Tabla de contenido de figuras

Figura 1 presentación. 2

Figura 2.- ¿Qué es el suelo?. 3

Figura  3. 4

Figura 4. 5

 

Figura 1 presentación

 (Ramirez)     

¿Qué es suelo?

El suelo es la capa más superficial de la corteza terrestre (abarca el primer metro de profundidad), en la cual ocurren cambios (físicos y químicos) que se pueden identificar a simple vista, tocar, medir y analizar en laboratorios. El suelo es la base para el crecimiento de las plantas verdes, que producen materia orgánica por el proceso de la fotosíntesis. La materia orgánica producida sirve de alimento a las mismas plantas, a los animales y al hombre.

Desde el punto de vista científico el suelo constituye el objeto de estudio de la Edafología, la cual lo define como "ente natural organizado e independiente, con unos constituyentes, propiedades y génesis que son el resultado de la actuación de una serie de factores activos (clima, organismos, relieve y tiempo) sobre un material pasivo (la roca madre)".

Los componentes del suelo que nosotros observamos, medimos e interpretamos, no pertenecen a un sistema de cuerpos materiales fijos, sino que transitan en el interior del pedon procediendo de la atmósfera (agua, nitrógeno, carbono); de la hidrósfera (sodio, potasio, cloro, sulfatos, etc.); de la litósfera (fósforo, oligoelementos, calcio, magnesio, etc.) o de pedones vecinos.

 

Estas transferencias continuadas, alternadas, cíclicas o episódicas se hacen a velocidades variables y en direcciones variadas. Por tanto, el concepto de suelo es un concepto muy difícil de definir. Los constituyentes del suelo son los residuos de la alteración minera que constituía el estado inicial del suelo, pero provienen también de la atmósfera y de los organismos asociados a ellos.

 

El suelo es el resultado y la interacción de al menos cinco tipos de factores:

— Clima.

— Roca madre.

— Tiempo.

— Relieve.

— Seres vivos, y a veces el agua libre dentro del perfil, de las capas freáticas.

En resumen, el suelo es una estructura cuadridimensional (tiempo Y espacio), en la cual persisten y transitan:

— Los residuos y productos de la alteración de la capa mineral superficial del globo.

— Las materias orgánicas muertas o vivas de la biomasa asociadas a esta capa superficial.

— Los elementos que provienen de la atmósfera, sea de modo accidental, sea de modo cíclico.

La organización y evolución de esta estructura es el resultado de variaciones de formas de energía de toda clase que se manifiestan en la superficie de la tierra. Estas son permanentes (el peso), cíclicas (calor), acumulativas (seres vivos al comienzo de la evolución del suelo) y accidentales (acción del hombre).

 (Ciencias, 2012) (www.ingeba.org)

     Figura 2.- ¿Qué es el suelo?

(fertica.com)  

¿Por qué es importante el suelo?

Porque es el sustrato sobre el cual se desarrolla la vida vegetal y animal. Además, el suelo protege el medio ambiente, ya que actúa como filtro y transformador de contaminantes producidos sobre todo por el hombre.

¿De qué está hecho el suelo?

El suelo se forma por la acción de cinco factores: el clima, la materia orgánica, los minerales originales, el relieve y el tiempo.

El suelo tiene cuatro componentes: Compuestos inorgánicos, como: grava, arcilla, limo y arena.

Nutrientes solubles, importantes para las plantas: nitrógeno, fósforo, potasio, calcio y magnesio.

Materia orgánica de organismos muertos, como: lombrices, hongos, bacterias y restos de plantas en cualquier proceso de descomposición.

Agua y gases, por ejemplo hidrógeno y oxígeno, que ocupan los espacios porosos libres.

El suelo bien conservado contiene los nutrientes para que los árboles y las plantas crezcan fuertes y sanos; para producir los alimentos que consumimos a diario.

La mejor forma de conservar el suelo es mantener la cubierta vegetal, los árboles, las plantas y los pastos.

En México existen 25 de las 28 unidades de suelo reconocidas por la FAO, la UNESCO y la ISRIC. Sin embargo, muchos de los suelos de México son poco adecuados para la explotación y muy proclives a la erosión

Las proporciones de cada uno de ellos son variables: en zonas de clima templado-húmedo, la materia orgánica representa entre 2 y 5 por ciento; en cambio, en el desierto puede ser menor de 1 por ciento. En climas secos, por lo general, los suelos son más arenosos y con mayor presencia de calcio y sodio; por el contrario, en los húmedos tienden a ser más arcillosos en general y con mayor concentración de elementos ácidos, como fierro y aluminio.

(cruzadabosquesagua.semarnat.gob.mx)  (www.cuentame.inegi.org.mx)

Figura  3                        

Clasificación general de los suelos

Por su uso, puede clasificarse como:

·         Agrícola

·         Forestal

·         Industrial

·         Habitacional

En otras palabras A los suelos se les asignan diversos usos: agrícola, pecuario, urbano o forestal.  Se Puede conocer más acerca del uso de los suelos forestales en el manual generado por la Conafor.

Existen diferentes tipos de suelo y conocer sus características es importante para aprovecharlos de la mejor manera; por ejemplo, para ubicar los suelos útiles en la agricultura y, dependiendo de sus características, identificar cuál es la mejor manera de enriquecerlos con fertilizantes y qué cantidad de agua de riego necesitan para la producción de cultivos, por ejemplo es muy diferente regar un suelo arenoso que uno arcilloso que tiende a inundarse.  

Dependiendo de sus características, podríamos localizar suelos arenosos (cuyas partículas sirven para elaborar chips de computadoras o tabiques para construir viviendas) o suelos gravosos y pedregosos que proveen al ser humano de material para hacer carreteras, entre otras cosas.

Como ya es sabido, a los suelos se les asignan diversos usos: agrícola, pecuario, urbano o forestal. Puedes conocer más acerca del uso de los suelos forestales en el manual generado por la Conafor:   (cruzadabosquesagua.semarnat.gob.mx)

Perfil de suelo

Los suelos no son uniformes en el sentido vertical o en la profundidad, presentando variaciones en capas de diferente composición y color.

 

 

¿SABÍAS QUÉ? 

En un suelo normal distinguimos varias capas verticales, o sea en profundidad, denominadas horizontes del suelo. La sucesión de distintos horizontes se denomina perfil del suelo.

 

 

 

 

Figura 4

 (Ibañez, 2008) Figura 4.- Horizontes de la tierra

 

Los horizontes son consecuencia de procesos de formación y desgaste de los suelos. Al principio sólo existía la roca madre, que se conoce como horizonte C. Por la descomposición de la roca madre y la acción de los seres vivos, que añaden materia orgánica a la roca descompuesta, se forman otros horizontes.

 

 

Un suelo normal y bueno para la agricultura tiene generalmente cuatro horizonte:

· Horizonte O: De color negro y con materiales orgánicos en diferentes etapas de descomposición. Es la parte más fértil del suelo.

· Horizonte A: De color pardo o marrón, con materias orgánicas e inorgánicas (arena, arcilla, limo, cascajo).

· Horizonte B: De diferentes colores según la composición (castaño, amarillo, blanco, rojo). Predominan las materias inorgánicas (arena, arcilla, piedras, compuestos minerales, etc).

· Horizonte C: Es la roca madre, que puede estar muy superficial o a gran profundidad.

Figura 3

 

En un perfil del suelo no siempre están presentes todos los horizontes. Esto se debe a dos causas principales:

 

· Por la erosión, o sea, el desgaste causado por el agua o el viento, uno o varios horizontes han sido eliminados. Por estos procesos pueden desaparecer el horizonte O (materia orgánica); los horizontes O y A, y, en casos graves, los horizontes O, A y B.

 

· Por falta de culminación de los procesos de formación del suelo pueden faltar uno o varios horizontes. Esto es frecuente en las zonas desérticas, donde por la aridez no se han desarrollado las plantas y no se han formado los horizontes 0 y A.

 

IMPORTANTE   

Si faltan los dos primeros horizontes (O y A) el suelo es de poca fertilidad y muy poco apto para las actividades agropecuarias.

El perfil del suelo está sujeto continuamente a tres procesos: adiciones, pérdidas y transformación interna.

 

· Adiciones al suelo: son elementos aportados desde el exterior, como el agua (por precipitación, condensación o riego); elementos de la atmósfera (oxígeno, CO2, nitrógeno, azufre, etc.); materia orgánica de los seres vivos, y energía solar.

 

· Pérdidas desde el suelo: elementos eliminados desde el suelo, como el agua por evapotranspiración; el C02 por descomposición microbiana; nitrógeno por denitrificación; volumen por erosión; y energía por radiación.

 

· Transformaciones en el mismo suelo: Se refieren esencialmente a la circulación de nutrientes (ciclos biogeoquímicos), materia orgánica en humus, formación de compuestos minerales, reacciones entre materia orgánica y arcilla, y formación de estructuras y concreciones.

 

Estos procesos son importantes para la conservación de los suelos y serán tratados más adelante con mayor detalles, por ser de importancia para una buena producción.             

(Enciclopedia Virtual)

               

¿Cómo se realiza un perfil de suelo?

La clasificación también es dada por de su origen geológico y forma, a través de un estudio que se llama perfil de suelo. Para realizarlo es necesario:

1.- Elegir una zona que tenga clima, rocas y tipo de vegetación representativo.

2.- Buscar la mejor ubicación de la zona elegida (iluminación, inclinación del terreno y lejos de zonas muy alteradas por el hombre).

3.- Excavar hasta llegar a 125 cm de profundidad o hasta topar con roca o agua.

4.- Separar las diferentes capas u horizontes de perfil, que en general son cuatro.

5.- Analizar sus características físicas (profundidad, textura y color) y químicas (Ph, manchas de oxidación, salinidad y contenido de carbono orgánico).           

6.- Tomar muestras (1.5 kg) de cada capa para enviarlas a laboratorio, donde se determinan los elementos que los constituyen y en qué proporción.

A nivel nacional...   En México hay una gran diversidad de suelos, se encuentra el 87% de los tipos de suelo que hay en nuestro planeta. (www.cuentame.inegi.org.mx)

 

La fertilidad del suelo

Para que el suelo produzca plantas debe tener ciertas condiciones, que se conocen como fertilidad, que depende de varios factores:

 

1. La disponibilidad de agua: Los suelos sin agua, como en los desiertos, no pueden hacer crecer las plantas por la falta de este elemento esencial. La calidad del agua también es importante. Si el agua es salada sólo dejará crecer plantas con alta resistencia a la sal.

 

2. El espesor del suelo útil: Se refiere a la capa de materiales sueltos, o sea los horizontes O, A y B. La falta de los horizontes O o A significa que los suelos son pobres en materia orgánica y, en consecuencia, de poca fertilidad.

 

3. La cantidad de materia orgánica presente: La materia orgánica o humus es esencial para la fertilidad de los suelos.

 

4. Los organismos vivos del suelo: Los organismos vivos del suelo juegan un rol muy importante en la transformación de la materia orgánica. Su presencia es indispensable para la fertilidad de los suelos. Cuando el suelo se contamina, por exceso de pesticidas y fertilizantes químicos, los organismos vivos se reducen o mueren, lo que afecta la fertilidad.

 

5. La capacidad de almacenar las sustancias nutritivas contenidas en el agua: Esta capacidad se conoce como fuerza de absorción. La mayor capacidad la tienen los coloides del suelo, a los que pertenecen en primer lugar las arcillas y el humus. Gracias a su carga eléctrica estos coloides pueden almacenar compuestos minerales esenciales para las plantas.

(Enciclopedia Virtual)

Aprovechamiento del suelo

Aprovechamiento del suelo se refiere a las diversas formas de explotación del suelo —como bosques y pastizales— por el hombre. Algunos usos, en particular los menos intensos o los que alteran en menor medida los sistemas naturales, ocasionan menos trastornos en los servicios ambientales de los ecosistemas, como la purificación del agua, la recarga de los mantos subterráneos, el reciclaje de nutrientes, la descomposición de residuos, la regulación del clima y la conservación de la biodiversidad.

El mayor grado de influencia humana directa se registra en las regiones costeras y las zonas agrícolas de cultivo en surcos, en corredores de transporte y cerca de los centros urbanos. Si bien la superficie de América del Norte es estable, los aprovechamientos del suelo cambian constantemente. La relación entre uso y cobertura del suelo es compleja porque un tipo de cobertura particular puede albergar diversos aprovechamientos. Por ejemplo, un área forestal se puede utilizar para la producción de madera, como hábitat, con fines recreativos o para la protección de cuencas de agua. Asimismo, ciertos aprovechamientos del suelo (como la agricultura) pueden requerir mantener varias coberturas distintas a lo largo del tiempo; por ejemplo, cultivos, suelo barbechado, cotos forestales o incluso áreas incendiadas. A pesar de esta complejidad, los esfuerzos por categorizar el aprovechamiento y la cobertura del suelo pueden servir para analizar el impacto del ser humano en ecosistemas naturales. Los cambios en el uso del suelo pueden afectar la distribución y el tipo de cobertura del suelo (como bosques, tierras de cultivo y áreas urbanizadas), la capacidad de los ecosistemas para brindar valiosos servicios que sostienen la vida, e incluso la elevación y el terreno.

Problemática ambiental

El aprovechamiento del suelo es una de las manifestaciones más portentosas de la presencia y del impacto físico del hombre en el planeta. Más aún, el ser humano ha alterado los patrones mundiales y la ocurrencia de especies y ecosistemas. Varios estudios recientes confirman que los ecosistemas dominados por el hombre ya cubren un mayor porcentaje del suelo del globo que los ecosistemas naturales o “silvestres”.

 Según un cálculo reciente, más de 75 por ciento de los suelos sin hielo del planeta muestran signos de alteración debido a la presencia y a las actividades del ser humano, y menos de la cuarta parte siguen siendo tierras vírgenes. En conjunto, tierras de cultivo y pastizales son ahora una de las principales categorías de uso y aprovechamiento del suelo, ya que ocupan alrededor de 40 por ciento de la tierra firme del planeta.

Cada vez es más raro encontrar paisajes vírgenes, es decir, con pocos o sin signos visibles de influencia ejercida por actividades humanas, como agricultura, tala de árboles, minería, carreteras, oleoductos o líneas de transmisión eléctrica. Un enfoque para medir la extensión de los paisajes vírgenes es el índice de influencia humana, que emplea datos de densidad demográfica y patrones de asentamientos, aprovechamiento del suelo e infraestructura para medir el impacto humano directo en los ecosistemas terrestres.

El aprovechamiento humano del suelo afecta las funciones del ecosistema, la diversidad biológica, la calidad y la cantidad del agua, y el clima. El ser humano ha alterado en gran medida la cobertura natural del suelo en forma tal que afecta servicios ambientales vitales.

o   Las alteraciones más importantes de la cobertura natural del suelo a manos del ser humano son los cambios generalizados que han reducido y perturbado las áreas forestales, los pastizales nativos y los humedales para dar paso a la agricultura, ganadería, extracción de recursos y asentamientos humanos.

o   Alrededor del 16 por ciento de la superficie de América del Norte ha sido designada por los gobiernos nacionales como “área protegida” para preservar valiosas especies, espacios naturales y servicios ambientales. Algunas de estas áreas protegidas se ven afectadas por el avance de las actividades humanas, en tanto que en otras áreas más apartadas la influencia directa es menor.

o   En comparación con la modificación general del paisaje desde la colonización europea, hoy día los cambios anuales son relativamente menores. Sin embargo, los índices de deforestación y urbanización en algunas áreas afectan los sistemas ecológicos locales y el clima de todo el planeta.

(Ambiental, 2005)

Degradación del suelo

La degradación del suelo es el resultado de factores ambientales, sociales, económicos, etc. Los factores que están relacionados con la degradación del suelo son el cambio de uso del suelo hacia superficies agropecuarias, la deforestación, el sobrepastoreo, la topografía, la densidad poblacional y la pobreza. Este fenómeno está relacionado con la capacidad que tienen las comunidades campesinas numerosas para organizarse y acometer obras de conservación del suelo.

Hay diversos tipos de degradación del suelo: la más frecuente es la hídrica (remoción del suelo por acción del agua). Eólica (por acción del viento), y química (por el uso excesivo de materiales químicos, maquinaria agrícola, prácticas como la quema de vegetación para crear áreas de cultivo y pastoreo).

La agricultura de roza, tumba y quema se relaciona frecuentemente con la degradación del ambiente. El uso del fuego para la agricultura es un riesgo constante que puede provocar incendios forestales. Como resultado de esto, el suelo de la selva se degrada y numerosas especies típicas de la vegetación madura son incapaces de sobrevivir bajo un régimen de incendios constantes.

El deterioro de los suelos en México afecta a numerosos componentes del medio social y natural, por lo que su gestión involucra varias instancias: Semarnat, Sagarpa, Sedesol, CNA, organizaciones internacionales (FAO, PNUMA) e instituciones académicas y civiles, entre las más destacadas.

El 12.7% del total de la superficie forestal del país equivalente a 16.2 millones de hectáreas, sufre algún nivel de degradación.

 

Del total de la superficie en México, el 59% se ha desertificado por degradación del suelo.

El cambio en el uso de suelo es una de las causas más importantes de pérdida de biodiversidad.

(cruzadabosquesagua.semarnat.gob.mx)

 

Contaminación del suelo

La contaminación del suelo consiste en la acumulación de sustancias a unos niveles tales que repercuten negativamente en el comportamiento de los suelos. Las sustancias, a esos niveles de concentración, se vuelven tóxicas para los organismos del suelo. Se trata pues de una degradación química que provoca la pérdida parcial o total de la productividad del suelo.

El suelo generalmente se contamina cuando se rompen tanques de almacenamiento subterráneo, aplicación de pesticidas, filtraciones del alcantarillado y pozos ciegos, o acumulación directa de productos industriales o radioactivos, la cual produce que los suelos se hagan infértiles.

Un suelo se puede degradar al acumularse en él sustancias a unos niveles tales que repercuten negativamente en el comportamiento de los suelos. Las sustancias, a esos niveles de concentración, se vuelven tóxicas para los organismos del suelo. Se trata pues de una degradación química que provoca la pérdida parcial o total de la productividad del suelo.

Los productos químicos más comunes incluyen derivados del petróleo, solventes, pesticidas y otros metales pesados. Este fenómeno está estrechamente relacionado con el grado de industrialización e intensidad del uso de productos químicos.

En lo concerniente a la contaminación de suelos su riesgo es primariamente de salud, de forma directa y al entrar en contacto con fuentes de agua potable. La delimitación de las zonas contaminadas y la resultante limpieza de esta son tareas que consumen mucho tiempo y dinero, requiriendo extensas habilidades de geología, hidrografía, química y modelos a computadora.

De manera generalizada, las causas más comunes de contaminación del suelo son:

 

·         Tecnología agrícola nociva (uso de aguas negras ó de aguas de ríos contaminados;

·         uso indiscriminado de pesticidas, plaguicidas y fertilizantes peligrosos en la agricultura).

·         Carencia o uso inadecuado de sistemas de eliminación de basura urbana.

·         Industria con sistemas antirreglamentarios de eliminación de los desechos.

 

Los principales agentes son: plásticos, materia orgánica, solventes, plaguicidas (insecticidas, herbicidas, fungicidas, etc.) o sustancias radioactivas, etc.

 

Plaguicidas y pesticidas

Insecticidas

Se usan para exterminar plagas de insectos. Actúan sobre larvas, huevos o insectos adultos. Uno de los insecticidas más usado fue el DDT, que se caracteriza por ser muy rápido. Trabaja por contacto y es absorbido por la cutícula de los insectos, provocándoles la muerte. Este insecticida puede mantenerse por 10 años o más en los suelos y no se descompone.

Se ha demostrado que los insecticidas organoclorados, como es el caso del DDT, se introducen en las cadenas alimenticias y se concentran en el tejido graso de los animales. Cuanto más alto se encuentre en la cadena -es decir, más lejos de los vegetales- más concentrados estará el insecticida. Por ejemplo si se tiene: En todos los eslabones de la cadena, existirán dosis de insecticida en sus tejidos. Sin embargo, en el carnívoro de 2° orden, el insecticida estará mucho más concentrado.

El problema de la contaminación por plaguicidas es cada vez más grave tanto por la cantidad y diversidad como por la resistencia a ellos que adquieren algunas especies, lo que ocasiona que se requiera cada vez mayor cantidad del plaguicida para obtener el efecto deseado en las plagas. Sin embargo, la flora y fauna oriundas es afectada cada vez más destruyendo la diversidad natural de las regiones en que se usan. Además pueden ser consumidos por el hombre a través de plantas y animales que consume como alimento.

Hay otros insecticidas que son usados en las actividades hortofrutícolas; son biodegradables y no se concentran, pero su acción tóxica está asociada al mecanismo de transmisión del impulso nervioso, provocando en los organismos contaminados una descoordinación del sistema nervioso.

Herbicidas

Son un tipo de compuesto químico que destruye la vegetación, ya que impiden el crecimiento de los vegetales en su etapa juvenil o bien ejercen una acción sobre el metabolismo de los vegetales adultos. Esto conlleva que las aves que se alimentan de la vegetación rociada con estos herbicidas caigan contaminados y mueren.

Fungicidas

Son plaguicidas que se usan para poder combatir el desarrollo de los hongos (fitoparásitos). Contienen los metales azufre y cobre.

Actividad minera

La presencia de contaminantes en un suelo supone la existencia de potenciales efectos nocivos para el hombre, la fauna en general y la vegetación. Estos efectos tóxicos dependerán de las características toxicológicas de cada contaminante y de la concentración del mismo. La enorme variedad de sustancias contaminantes existentes implica un amplio espectro de afecciones toxicológicas cuya descripción no es objeto de este trabajo.

De forma general, la presencia de contaminantes en el suelo se refleja de forma directa sobre la vegetación induciendo su degradación, la reducción del número de especies presentes en ese suelo, y más frecuentemente la acumulación de contaminantes en las plantas, sin generar daños notables en éstas. En el hombre, los efectos se restringen a la ingestión y contacto dérmico, que en algunos casos ha desembocado en intoxicaciones por metales pesados y más fácilmente por compuestos orgánicos volátiles o semivolátiles.

Indirectamente, a través de la cadena trófica, la incidencia de un suelo contaminado puede ser más relevante. Absorbidos y acumulados por la vegetación, los contaminantes del suelo pasan a la fauna en dosis muy superiores a las que podrían hacerlo por ingestión de tierra.

Cuando estas sustancias son bioacumulables, el riesgo se amplifica al incrementarse las concentraciones de contaminantes a medida que ascendemos en la cadena trófica, en cuya cima se encuentra el hombre.

Las precipitaciones ácidas sobre determinados suelos originan, gracias a la capacidad intercambiadora del medio edáfico, la liberación del ion aluminio, desplazándose hasta ser absorbido en exceso por las raíces de las plantas, afectando a su normal desarrollo.

En otros casos, se produce una disminución de la presencia de las sustancias químicas en el estado favorables para la asimilación por las plantas. Así pues, al modificarse el pH del suelo, pasando de básico a ácido, el ion manganeso que está disuelto en el medio acuoso del suelo se oxida, volviéndose insoluble e inmovilizándose.

A este hecho hay que añadir que cuando el pH es bajo, las partículas coloidales como los óxidos de hierro, titanio, zinc, etc. que puedan estar presentes en el medio hídrico, favorecen la oxidación del ion manganeso.

Esta oxidación se favorece aún más en suelos acidificados bajo la incidencias de la luz solar en las capas superficiales de los mismos, produciéndose una actividad fotoquímica de las partículas coloidales anteriormente citadas, ya que tienen propiedades semiconductoras.

·         alteración de los ciclos biogeoquimicos

·         contaminación de mantos freaticos

·         interrupción de procesos biológicos

(Wikipedia, 2013)

Consecuencias de Plaguicidas y pesticidas

El insecticida puede mantenerse por 10 años o más en los suelos y no se descomponen. Se ha demostrado que los insecticidas órgano clorados, como es el caso del DDT, se introducen en las cadenas alimenticias y se concentran en el tejido graso de los animales. Cuanto más alto se encuentre en la cadena -es decir, más lejos de los vegetales- más concentrados estará el insecticida. Aparte de los anteriores efectos comentados de forma general, hay otros efectos inducidos por un suelo contaminado: Degradación paisajística: la presencia de vertidos y acumulación de residuos en lugares no acondicionados, generan una pérdida de calidad del paisaje, a la que se añadiría en los casos más graves el deterioro de la vegetación, el abandono de la actividad agropecuaria y la desaparición de la fauna. Pérdida de valor del suelo: económicamente, y sin considerar los costes de la recuperación de un suelo, la presencia de contaminantes en un área supone la desvalorización de la misma, derivada de las restricciones de usos que se impongan a este suelo, y por tanto, una pérdida económica para sus propietarios.

Otras consecuencias de la contaminación

Aparte de los anteriores efectos comentados de forma general, hay otros efectos inducidos por un suelo contaminado:

Degradación paisajística: la presencia de vertidos y acumulación de residuos en lugares no acondicionados, generan una pérdida de calidad del paisaje, a la que se añadiría en los casos más graves el deterioro de la vegetación, el abandono de la actividad agropecuaria y la desaparición de la fauna.

Pérdida de valor del suelo: económicamente, y sin considerar los costes de la recuperación de un suelo, la presencia de contaminantes en un área supone la desvalorización de la misma, derivada de las restricciones de usos que se impongan a este suelo, y por tanto, una pérdida económica para sus propietarios.

Probablemente, la contaminación aparece por: recibir cantidades de desechos que contienen sustancias químicas tóxicas (en cualquier estado físico: sólidos, líquidos, gaseosos) incompatibles con el equilibrio ecológico; materias radiactivas, no biodegradables; [materias orgánicas] en descomposición, [microorganismos] peligrosos.

Acontecimientos como:

"Probar" en atómicos, en decenas de lugares geográficos (por ej., las primeras bombas atómicas inglesas se probaron en Australia), provoca que el suelo contaminado no pueda someterse a procesos de mitigación, por miles de años.

"Accidentes nucleares" como Chernóbil muestran la increíble y descomunal contaminación de suelos, agua, atmósfera, consecuencia de la falta de sentido común y/ó de leyes restrictivas a las potenciales fuentes de contaminación. (Ambiental, 2005)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                          

 

 

 

Fichas bibliográficas

Ambiental, S. d. (02 de 2005). Biodiversidad y ecosistemas (aprovechamiento del suelo). Recuperado el 03 de 04 de 2013, de http://www.cec.org/Storage/35/2624_SOE_landuse_es.pdf

Ciencias, U. d. (10 de 01 de 2012). Edafologia. Universidad de Granada. Recuperado el 15 de 04 de 2013, de http://edafologia.ugr.es/index.htm

cruzadabosquesagua.semarnat.gob.mx. (s.f.). Cruzada nacional por los bosques y el agua. Recuperado el 03 de 04 de 2013, de http://cruzadabosquesagua.semarnat.gob.mx/vii.html

Enciclopedia Virtual, P. E. (s.f.). La tierra y suelo como recursos naturales. Recuperado el 14 de 04 de 2013, de http://www.peruecologico.com.pe/lib_c18_t07.htm

fertica.com. (s.f.). Grupo Fertica>Blog archive>analisis de suelos. Obtenido de http://fertica.com/wp-content/uploads/2012/09/Suelo.jpg

Ibañez, J. J. (02 de 10 de 2008). El perfil del suelo. Recuperado el 14 de 04 de 2013, de http://www.madrimasd.org/blogs/universo/wp-content/blogs.dir/42/files/148/o_Perfil%20del%20suelo%20practiciencia.gif

Wikipedia, C. d. (01 de 04 de 2013). Wikipedia, La enciclopedia libre. Recuperado el 03 de 04 de 2013, de http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Contaminaci%C3%B3n_del_suelo&oldid=65865914

www.cuentame.inegi.org.mx. (s.f.). Suelo. Cuentame de Mexico. Recuperado el 03 de 04 de 2013, de http://www.cuentame.inegi.org.mx/territorio/suelo.aspx?tema=T

 

 

 



      Dulce Maria Reyes Antonio; reyduk_uv@yahoo.com.mx; Computación básica; A 23 de Abril de 2013.